RELATO

La boda…

Era un doce de Julio y se casaba nuestra amiga Teresa.
Había quedado con Luis en recogerme en mi casa para hacernos algunas fotos antes del enlace, somos amigas desde muy niñas y me hace bastante ilusión.
Me llama por teléfono para que salga, me pregunta si puede entrar un momento en mi casa, que se tenía que cambiar, le digo que si, que pase, entra y se desnuda, deja el chaqué y se pone el esmoquin. «¿Este si?».
Salimos los dos y al ver mi vestido, se queda sin palabras. Llevo un vestido ajustado de color coral, tacones amarillos y el bolso a juego. Él está guapísimo y me ayuda a bajar las escaleras de mi casa, va por el camino diciendo que si preciosa, guapa, que si follable, en fin, lo típico del señor López para poner nerviosas a las «niñas». Yo sigo toda digna caminando hacía el coche, muy gentilmente me abre la puerta, me ayuda a subirme, se me acerca muy seductor al cuello, me besa lentamente y con su mano derecha me acaricia la pierna con suavidad e «intenta» subir hacia donde en ese momento no le está permitido.
Le digo que pare, que llego tarde y que me lleve a casa de Teresa, tengo que estar allí y que voy todo arreglada, no puedo darle en el gusto ahora al señor López. El señor refunfuña, ya va mosqueado, que si siempre estamos igual, que no sabe para qué visto así si luego no le dejo…etc, etc, etc.
Llegamos a casa de Teresa, se baja del coche y se adelanta abriendo la puerta (aún enfadado) , me ayuda a bajar y en vez de darme la mano le da por cogerme del culo plantándome un beso, me dice que me comporte y que estará por algún bar cercano, que cuando acabemos le avisemos.
Entro en la casa, saludo, me preguntan que dónde he dejado al niño, que contaban con él, les digo que ya le conocen, que no aguanta una sala llena de mujeres y menos un día de boda, que está en cualquier cafetería liándomela con alguna, fijo, y que ya llamara cuando vea que no sabe salir de ahí.
Después de hacernos las fotos llamo a Luis, me dice que menos mal, que habían dos que no le dejaban en paz, que el solo «intentaba» ser amable, cortés y educado, pero ya le conozco, le digo que sí y que venga a por mí.
Cuando salgo veo que me está esperando, me da un achuchón con un solo brazo mientras que con el otro me abre la puerta del coche, me ayuda a subir y nos vamos dirección a la iglesia, aparcamos y nos encaminamos hacia ella. No conocemos a nadie, pero bueno, con su don de gentes no tarda en ponerse a hablar con algunos de los invitados. Llegan los novios. Teresa está preciosa y entramos a la iglesia.
Nos sentamos, cruzo las piernas y el señor López me da la mano y la apoya sobre una de mis piernas. Todo ese tiempo lo pasamos contándome confidencias, mimándome, diciendo que estoy guapísima, yo le digo que él esta impresionante, que menos mal que acudió el novio a la boda, porque si no, me comentó Teresa que lo enganchaba a él. Se ríe tímidamente.
El cura empieza hablar y yo veo que Luis esta inquieto, no para de mirar a un lado y a otro. Le digo que qué le pasa, y me dice que nada, que yo a lo mío, que ahora si da con ello me dice, yo sigo en mi mundo, oyendo el tostón del cura, viendo a Teresa llorar, Carlos sonriendo, en fin… un día feliz.
Veo que Luis ha visto algo y se ha quedado más tranquilo, le pregunto si está bien, me responde que «ya sí, todo correcto”, le doy un beso y seguimos, se levanta y me dice que se va fuera un momento, que lo están llamando al móvil, asiento con la cabeza, al rato vuelve, se sienta y me comenta que lo acompañe, le digo que a qué y me dice que ahora me lo cuenta, que no puede ahí, que le siga, tiene cara seria, algo trama y me voy con él por si es algo grave.
Conociéndole siempre es alguna trastada, pero por si un día no le hago caso y sea algo importante, lo acompaño, los invitados se nos quedan mirando para ver dónde vamos. El señor López me dice que entre en una habitación que está abierta, está preocupado y serio, le digo que si se encuentra bien, cierra la puerta tras él, me mira seductoramente y me dice que ya sí, se acerca con sigilo hacia mí, mirándome a los ojos, apenas pestañea, lo veo venir, le digo que me parece muy fuerte que me haga esas encerronas, se sigue acercando, le digo «Luis no… estate quieto», me echa una pequeña sonrisa de medio lado, se sigue acercando, me arrincona contra la pared, estoy en sus manos… No me puedo escapar, ni por un lado ni por otro (tampoco quiero, aunque me resisto un poco, pero es para darle morbo, en realidad quiero caer).
Me empieza a besar el cuello, muy lentamente, va acercando su cuerpo al mío, estoy aprisionada contra la pared, echo mi cuello hacia un lado, me lo sigue besando, baja una de las manos que tenía apoyadas en la pared y la pone en mi pierna, me la acaricia suavemente y le digo: «Luis, para, que estamos en una iglesia” y me dice que le da igual. Su mano sigue subiendo, me coge de la gomilla del tanga, lo baja levemente y empieza acariciar mi sexo con sus dedos, mientras me sigue besando y lamiendo el cuello, la boca, me agarra con la otra mano el cuello, fuerte, pero sin hacerme daño, me susurra al oído que la tiene dura, que desde que me ha visto quería hacérmelo.
La mano que me tiene cogida del cuello sube, me coge de la barbilla, me mete el pulgar en la boca… se lo muerdo, me quita el dedo, se acerca y me muerde los labios a vez que introduce sus dedos en mi vagina, gimo… le muerdo yo, con mis manos le agarro con fuerza el cinturón, se lo quito violentamente, me dice que con más cuidado, le digo que él se lo ha buscado, que si no puede acabar lo que empezó… «¿Me estás vacilando?» Le digo que no, pero que si le vengo grande…que paro. «¿Que me vas a venir grande…? Desabróchame el pantalón con la boca». Lo miro y sonrío: «¿Crees que no me atrevo?». Me responde que no.
Me arrodillo y con los dientes le quito el botón del pantalón, la cremallera, que caen por su peso al suelo. Con las manos y mirándolo a los ojos, le voy quitando los bóxers, me acaricia el pelo, saco su polla, mi lengua empieza a lamer sin dejar de mirarle a los ojos, me la meto en la boca, la voy chupando, juego con la lengua dentro de la boca, noto como da pequeños espasmos… sigo mirándole a los ojos, no dejo de sacarla y volverla a meter, me sujeta de la cabeza diciendo que no pare, sigo…. la saco del todo, sonrío al ver su gesto de excitación, empuja con su mano mi cabeza para que me la meta toda.
«Introdúcetela toda cariño….ufff….no pares…».
Sigo, la saco lentamente de la boca, me incorporo, veo una mesa, me coloco frente a ella, poso mis manos y él se acerca a mí, me sube el vestido, acaricia mi culo y me sujeta por la cintura, coge su polla y apartando el tanga la dirige a la entrada de mi vagina y la va introduciendo lentamente… Echo mi cabeza hacia atrás, gimo, me agarro a la mesa con fuerza, sus envestidas cada vez son mas duras, mientras me dice obscenidades de las suyas, con una mano sigue sujetándome de la cintura, la otra la lleva hasta mi vagina, pasando lentamente sus dedos a lo largo de ella, cada vez es más violento conmigo. Estamos oyendo a la gente de fuera aplaudir y aprovecho para gemir más, la noto muy dentro, estoy muy húmeda, me pone muchísimo, empiezo a gritar, pero con los aplausos y las ovaciones no se nos oye. «¡No pares cabrón….no pares!». La saca bruscamente, me gira, agarra con ambas mi cintura y me sube encima de la mesa. Me abre las piernas y me introduce toda la polla de golpe, conociéndome pone su mano en mi boca para que no grite, me muerde el cuello para que no gima también en alto, noto ese segundo en que su miembro se hincha antes de expulsar su semen….me inunda de placer.
Salimos sonriendo y bien follados. ¿Qué ocurrirá en el banquete?

foto-boda-novias-lanzamiento-de-ramo

Anuncios

8 thoughts on “La boda…”

  1. Nos has descrito una escena de sexo donde el atrevimiento e imaginación de él lo ha llevado a realizarlo en un lugar donde se supone esta prohibido y encima con ese morbo que encierra saber que hay gente que seguro se dará cuenta del abandono del lugar .
    Bien llevado y bien por ese hombre que hace la delicias de su dama .
    Buenas noches y a seguir escribiendo .

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s