HACIENDO AMIGOS

Los puentes.

Anoche estuve viendo la película “Los puentes de madison”, y he sacado muchas conclusiones, primero comentaros que si os gusta una película haced por verla mas de una vez, siempre hay algo nuevo.
Como empezar, esta película debería ser obligatoria para saber si uno está enamorado, los especialistas en “parejas” tendrían que sugerirla a todos sus pacientes. Nada que ver con “El diario de Noah”, “Pretyy Woman”, “Titanic”, etc…no digo que estas sean malas, que no hayan cumplido objetivos o no te hagan pensar, y que incluso algunos les gustaría vivir, pero nada que ver con “Francesca y Robert”.
Os diré que nadie cambia (adulto), puede que por un tiempo si debido a las circunstancias, el serio puede ser simpático para agradar o conseguir, la maleducada teniendo buenas formas para caer mejor, el “soso” en alegre para no ser alejado, el despegado en cariñoso para enamorar…pero con el tiempo sale nuestro verdadero “ADN”, va con nosotros a todas partes y que mejor consejo que ser uno mismo desde el principio, a partir de ahí sabrás quien está contigo o no.
Si veis esta película y no os reflejáis en alguna escena o situación, no sabéis del amor, así de tajante, lo siento, al César lo suyo, tampoco quiero que os desaniméis, yo he tardado treinta años en vivirlo y a no ser que estés a punto de morir, la esperanza como ya sabéis es lo último en perder.
Eso si, aquí no vale hacer cosas por quedar bien, ni porque queden bonitas, o porque os las hayan contado que funciona, no, no, no, tiene que nacerte, sin pensar, dejarte llevar, viene en la naturaleza de cada uno. Por eso todos buscamos la felicidad, a esa persona cómplice, la que te complementa, la que es difícil de definir, pues no hay palabra para hacerlo.
Os pongo en situación, matrimonio, cuarenta y cinco años ambos, pasan por una difícil situación sentimental, deciden separarse durante un tiempo, él pide mas pasión en la relación, ella mas atención y demostraciones, pasados un par de meses él la llama para invitarla a su piso a cenar, a ella le comenta una amiga que vaya con vestido sexy, aunque elegante, medias, tacones y para guinda del pastel, que acuda a la cita sin braguitas, la cena se desarrolla con normalidad, osease, como siempre, acaban follando en el sofá, como siempre, lo único que ha cambiado es esa fugaz ilusión de parecer vivir la adolescencia….ahhhh, ella acudió con braguitas, quien sea hombre me entenderá, llega mi mujer a mi piso, vestida para la ocasión, cena maravillosa, deseo, lujuria, sentados en el sofá y besándonos subo mi mano lentamente por su pierna, y no hay braguitas, bien, ya os digo que “Las cincuentas sombras de Grey” se convierten en aprendices, pero como os he dicho, no hay nada que hacer, ni aunque te lo diga una amiga, que no…lo de él, de cárcel, invita a cenar a su mujer y pide una pizza y un par de hamburguesas, para matarlo, y sin anestesia, pero vamos a ver “gañan”, que te cuesta aprender un par de platos algo diferentes, un delantal encima de una bonita camisa y recibir a esa mujer, si ya solo con solo la tienes mojada toda la noche, quince velas repartidas por toda la estancia, que valen un euro, tampoco hace falta dos grandes candelabros del siglo XVIII, pues nada, poniéndome en lo mejor es posible que vuelvan, que envejezcan juntos, pero todo será igual.
Cada situación en la película es especial, y no porque sea algo espectacular o fuera del alcance de la mayoría, sino por todo lo contrario, ellos hacen que todo sea diferente, que todo sea ilusionante, hasta cortar una simple zanahoria.
Hace unos meses hablé con una mujer por teléfono, no la conozco físicamente aunque sé mas de su vida que su familia, pareja y hasta me atrevería a decir que de ella misma, después de los típicos saludos y preguntar por la salud me comentó que las cosas que vivo ella hace tiempo que ya lo había hecho, que no he inventado nada…le respondí que yo intento descubrir nada, tampoco inventar, ya están descubridores e inventores para ello, pregunté, hace tiempo que lo has hecho, ya no lo haces (tiene tan solo siete años mas que yo), no, ya no lo hago, eso es pasado, ya no tengo edad, aclararé que a ella si le gustaría, pero entre el “listo” de su pareja y la cobardía de ella, pues eso, mejor excusarse en la edad…toc, toc, señoras, señores, niños todos, que yo no pido a cierta edad subir a horcajadas a tu pareja y apoyados a un árbol, empotrarla, pero la puedes subir encima del capó o de una mesa, no?..que no pido follar tres veces al día, pero si cada tres días, o cuatro, coño, que tenemos dedos y lengua sino, pues nada, imposible, que tienes que nacer así, son cosas que no se aprenden, y menos pasados los quince años.
Que os puedo asegurar, demostrar (nombres, apellidos, dirección), argumentar que hay mujeres que llevan follando desde los dieciocho años, ahora tienen sesenta, y no han llegado al orgasmo nunca, si, habéis leído bien, que no se han masturbado en su vida, hombres que no conocen una buena mamada de sus parejas, que no saben lo que es follar la boca de su mujer, la de las prostitutas si, y esto es “Biblia”, palabra de Dios, salid a la calle y preguntar a quienes tengáis confianza y veréis.
Para terminar os contaré un par de cosas, yo no me veo reflejado en algunas escenas, me atrevería a decir sin pecar de prepotencia ni egos que han mirado mi vida a través de una mirilla e hicieron la película, hay una frase de Robert que mata, “No quiero necesitarte porque no puedo tenerte”, aunque yo me quedaría con estas otras, “Si te he hecho pensar que esto no es nuevo para mi y que es una rutina, te pido disculpas”…”No te lo diré nada mas que una vez, esta clase de certeza solo se presenta una vez en la vida”.
P.D.- Ojala todos podáis vivir algo así, y a las Francescas, abrir la puta puerta de la camioneta y escapaos con él.

Los puentes de madison

Anuncios

4 thoughts on “Los puentes.”

  1. Preciosa película y bonito el libro la habré visto varias veces , no sé si habrás leído la segunda parte tb esta muy bien , visto de la pespectiva de sus hijos .
    La escena que siempre me viene de esta peli , es una de las últimas ella en la camioneta con su marido y la mano puesta en el picaporte , la lluvia cayendo a mares y ese semáforo en rojo y es ahí donde creo que todos estábamos diciendo abre , abre , abreee la puerta jajajaj pero…. ponerse en su lugar que sentimientos pasarían por ella , bajo mi punto de vista no fue una cobarde sino sensatez quizás mal entendida pero su vida tuvo ese tren que vivió unos días y fue feliz .
    Bueno perdona pero es que me he metido en el papel ajajjaj muy bonito tu relato y cierto vivir una historia como la de ellos es genial .Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s