El abrazo de una compañera…

Leo que muchas personas, o una gran mayoría piensa en «la soledad» como algo malo, algo triste. Imagino que hablan de ella así cuando no es elegida. O les viene impuesta. En estos casos estaría en cierto modo de acuerdo con ellos, pero solo en cierto modo. La soledad es algo inerte, que está presente si quieres, es parecida al miedo, solo tiene la importancia que le des. Si damos todos por hecho esa frase de «mejor solo que mal acompañado», la soledad sería buena compañera, ¿no?
Veo a Nuria, una amiga mía, pareja o amante, que cada cual opine como quiera. La llegué a conocer mejor que sus padres, mejor que su hermano, incluso mejor que ese bobo de pareja que tuvo durante diez años. Y antes de continuar, sí, niñas y niños, el Cuervo es prepotente, egocéntrico, falto de humildad y cientos de malas cosas más. Pero, todo lo puede argumentar con lógica y, lo más importante, con pruebas. Es más, preguntad a vuestras parejas con quién preferirían estar, con el Cuervo o con vosotros. En fin, perdonar este inciso. Como decía, la conocía a la perfección, entre otras cosas porque nunca había sido escuchada.
Y ahora la veo, la observo, me quedo en sus ojos, su mirada, su forma de actuar. Y la desconozco. ¿Donde está mi Nuria, esa preciosa mujer metida en una mente de niña? Con sus bipolaridades, con su forma de entender todo y nadie que la comprendiera. Pero yo sí lo hacía, en el fondo era como todos nosotros. Queremos esa mano que nunca nos suelte y ese brillo en los ojos que no nos haga dudar del amor.
Y se ha conformado, se ha vencido. Ya no es la que conocí, prefiere un cuerpo a su lado, aunque no la haga feliz, aunque no lo quiera, aunque que sea tan diferente a ella. Y ha caído en lo que tanto detestaba, estar por estar, sentir por sentir, y confundir felicidad por acompañamiento. Y todo por no hacerse amiga de la soledad.
Recuerdo sus palabras: ¡¡¡Luis!!!, sé que al final estaré sola, pero tendré muchos gatos y no me faltarán pilas para mis vibradores. Comeré helado hasta hartarme, y veré todas las películas de Disney. Me sacaba siempre una sonrisa, me parecía un ser muy especial. Y creo sinceramente que estaba enamorado de ella, pero no era para mí.
Ahora me mata el verla así, me resisto a que no sea la misma que conocí. Él, su pareja, ha salido ganando. En sus pobres sueños nunca pensó tener a tal ángel, pero la vida es injusta, caprichosa. Aunque, a decir verdad y ser honestos, la mayoría de las veces nosotros somos los culpables. Claro que hay circunstancias casi insalvables, a esos los disculpo. Pero, ¿y los demás? ¿Y si apareciera ese genio de la lámpara y nos dejara a cada uno en el lugar que deseamos, en ese lugar donde todo sería nuevo y donde nadie nos juzgara, donde no tendríamos miedos, donde no tuviéramos que dar explicaciones? Si todo eso se juntara, si todo eso fuera posible, una gran mayoría de nosotros no estaría donde ahora mismo se encuentra. No estaría con la persona que tiene al lado.

foto-arte-blanco-negro-25


26 thoughts on “El abrazo de una compañera…

    1. Ella se equivoca, y lo sabe. Es cuestión de tiempo la oveja al final vuelve al redil. Dudaba entre genio y gigante aplastando a tanto gilipollas, pero bueno, que lean que también soy buena persona. Graciassssss preciosa.

      Me gusta

  1. Estoy de acuerdo en que la soledad elegida es buena la impuesta depende de como sea la persona, a veces se está más solo acompañado que solo en estando físicamente .. otra de las cosas que nos sorprenden, las amig@ o amantes o rollos como quieras llamarlos es que una cosa es ese momento o momentos que el día a día , si piensas la inmensa mayoría de las parejas que rompen su relación es por el desgaste aunque se casaran super enamoradas , no es lo mismo momentos, instantes de placer y conversación alegre y sin comeduras de coco que vivir en un estrés diaria compartiendo casa , niños economía un etc… eso es lo que mata la relación o mejor dicho la chispa de esa relación y hay personas que se amoldan y otras quieren una aventura continua ..
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Seguimos equivocados niña, cierto es ese dicho que dice…”cuando el hambre entra por la puerta el amor sale por la ventana”, todo sentimiento necesita de una base como mínimo. Pero eso de hipotecas, niños, estrés…solo son excusas. La culpa es nuestra por encontrar esos momentos aunque haya esas otras cosas.

      Me gusta

  2. Amoldarse suena a molde y a ser iguales. Yo no deseo ser igual ni conformarme. Nada tenía y no me conformé. Cierto que se toman decisiones erróneas y que afectan a muchos. Sin embargo, siempre se puede rectificar. No solo la soledad es mala compañera de viaje, como apunta el relato del Cuervo, si no es elegida, también el miedo a esa soledad. No sé hasta que punto ese miedo condiciona una vida de rutina y comodidad. Para evitarlo, quizás querer redescubrir a diario a la pareja. Una campanita, una copa de vino, preguntar qué siente, qué necesita o, simplemente… escuchar.

    Le gusta a 1 persona

      1. ¿Es que tú nunca duermes? Me llega tu respuesta a mail a las cuatro de la mañana. La negatividad es un peso que hay que quitarse. Todo es posible en la medida en que lo intentamos. Aun sin conseguirlo, el hecho de haberlo intentado es un logro, no un fracaso. Deberías entrenarte para olvidar lecciones pasadas. Esa mujer no eligió en realidad. Se conformó. La elección es otra cosa y con ella siempre se gana aunque se pierda… o no…

        Le gusta a 1 persona

      2. Las dudas se hacen certeza a veces, mi Cuervo favorito. Uno desea que sea una certeza favorable, por ejemplo, al hacer una elección. Se llama esperanza. Oye, aprovecho para decirte que leí tu libro de relatos. Gran descubrimiento. Tengo que comentarte algo al respecto. ¡Muack!

        Le gusta a 1 persona

      3. Anda que me importa mucho lo que piense el mundo, Cuervo. Como decía Mae West, «es mejor ser examinada que ignorada». Que piensen, que piensen, jajajaja. Y que hablen, aunque sea mal, pero que hablen. Eso es síntoma evidente de que se nos lee.

        Le gusta a 1 persona

      4. Esa, Cuervo. Una extraordinaria mujer. Esta frase te va a encantar: «Solo se vive una vez, pero si lo haces bien, es suficiente».

        Me gusta

  3. Hola!
    No todo el mundo sabe o quiere vivir acompañado de la soledad. Si que es cierto que puede darte miedo enfrentarte a ella, eso es inevitable. Pero no puedes imaginarte que tal compañera de piso será. Y por cuánto tiempo se quedará. Tal vez meses, años… el resto de tu vida… Quién sabe!
    El ser humano siente miedo a lo desconocido, a una situación a la que nunca se ha enfrentado. El miedo nos paraliza, nos hace cobardes y no nos deja avanzar. Pero cuando hay que tomar decisiones, teniendo en cuenta que el miedo formará parte de ellas, hay que dar un paso al frente, de lo contrario siempre estaremos atrapados en una vida que no queremos vivir, conformándonos tan solo por un miedo que tomará el control de nuestras vidas siempre.
    Un beso :*

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola. La soledad es algo inerte, no tiene tiempo, ni estado, ni forma…la importancia de ella es la que cada uno de nosotros le quiera dar. Es peor estar acompañado estando obligados, que solos aunque sea con temores……besos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s